miércoles, 20 de agosto de 2014

Bye, clouds.




Mirar las nubes.
Ver como pasan tranquilamente por delante de ti.
Observar como se van sin dejar rastro.
Descubrir formas y más formas.
Dejar volar tu imaginación y pensar solo en ellas.

Esponjosos algodones de colores que crean formas,
que se alejan de ti,
que huyen.
Las ves y las cojes con las manos.
Ganas te entran de comértelas, 
pero solo puedes verlas pasar.

Más rápido o más lento.
Se van y les da igual. 

Las ves a través de tus gafas.
Se hacen tus amigas, te escuchan,
te hablan, te consuelan ...
pero se van.

Mientras lloras, te queda el recuerdo de las noches que pasaste hablando,
o simplemente observándolas.
Atrás quedaron los días sin sentido.

Las nubes siempre tienen una historia que contar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada